LOS JUEVES UN RELATO. COLORES.


El color de las historias sencillas.

Estela era un ser enigmático. Había momentos, en que te parecía un ser de luz, pero la mayoría de las veces era…¿cómo podría definirlo? Un ser gris. La conocí en unos talleres que dieron en la Unitres, sobre viajes y cultura. De todo, conocía un poco. Creo que su mayor valor, consistía en su curiosidad. No tenía una gran vida, y ya sabemos lo que eso significa: ni un gran amor, ni una gran trabajo, ni una gran familia, ni amigos imborrables. Algunas veces después de la clase, fuimos a tomar un café y fue en esas ocasiones, que supe un poco más de su vida.
Tuvo un amor, allá lejos en el tiempo, que se llevó  su pasión a cambio de un gusto enorme por los viajes, a ella, que apenas llegaba a fin de mes y jamás podría costearse un viaje ni a la capital. Ese hombre, conoció su mejor lado: la juventud, la alegría, su entusiasmo por los libros, escribir, y sobre todo su inocencia. Luego lo que suele suceder: las disculpas, las excusas, el final.
Creo que a partir de ese tiempo, comenzó a tener en su rostro, el color deslucido de la niebla.
Un día llegó tarde a la clase -ella siempre tan puntual- con un color arrebolado en las mejillas.
Apenas pudo, me lo contó:
-¡Me voy de viaje! A un lugar de Francia que siempre tuve en la cabeza o en el corazón.Poco recorrido para que rinda más la estadía. Gané con un número de lotería, comprado entre todas las clientas de la peluquería.
No pude más que emocionarme, viendo a Estela, tan luminosa ese día. Sus ojos parecían del color de la miel. No se en qué momento, dejaron de ser marrones.
-¡Felicitaciones amiga! Qué linda sorpresa me das…
Estela se fue al comenzar la vacaciones de invierno, primeros días de julio. Regresaría sobre fin de mes.
A la semana recibí una postal preciosa donde me contaba:
“Disfrutando del color intenso del vino, del rojo guinda de los frutos, del intenso granate con que pintan mis ojos esta ciudad. El viento atrevido, arrebola mis mejillas. Con rojos púrpuras emulo a Montaigne, y pregono: Conocete a ti mismo.
Por todos lados la desvergonzada realidad se  revela, al oir de Mauriac sus prebendas, cuando expresa en sus premiadas letras, la miseria del pecador alejado de Dios, sus pasiones, su soledad, sus remordimientos.
Allí, donde Goya encontró inspiración y serena paz para pintar  su joven lechera, con su cántaro de leche.
Burdeos es mi lugar.
Creo que la suerte está de mi lado. Tal vez sea cierto que existe un príncipe azul (o rojo burdeos), y yo justo me lo encontré.

Con cariño, Estela.”


Comentarios

  1. Que bonita historia al principio es como un poco triste pero luego se va haciendo realidad el sueño de esa mujer que con el tiempo y un poco de suerte llevo a cabo su gran viaje ...muy lindo y romántico ese final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esa curiosidad segura que le haria muy interesante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Evocador, dulce y romántico. Muy muy bonito.

    ResponderEliminar
  4. Lindo relato, de superación podríamos decir 👌... Las mujeres y su gran mundo, besos 😘!!!

    ResponderEliminar
  5. Bien por estela que al fin se animó y pudo hacer realidad su tan postergado sueño: viajar. Y hacerlo ha transformado su apagado gris en multitud de colores tan vitales como ahora se siente ella.
    Bella historia que ha sido un placer leer.
    Beso grande

    ResponderEliminar
  6. Has dado rienda suelta a todos los colores, comenzaste con ese gris tan mortecino y terminaste con ese rojo burdeos de la copa de vino, hasta aquí llega su aroma.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Pues al final tubo sentido su gusto por viajar....un relato fantastico casi como un pequeño cuento, te felicito, besos.

    ResponderEliminar
  8. Romántico y bien escrito. Me gustó.

    ResponderEliminar
  9. Hermoso relato lleno de sensibilidad. Una historia de amor en la que aparecen lis volores más vistosos. Buena historia. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  10. Hermoso relato lleno de sensibilidad. Una historia de amor en la que aparecen lis volores más vistosos. Buena historia. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! Qué lindo que Estela haya logrado pintarse de colores con ese viaje. Que me ha encantado.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Curioso color..., ese burdeos. Casi rojo, casi encarnado, casi colorado, casi escarlata, casi carmesí, casi bermellón. ¡Sangre y vino! ¡Vida! Curioso color... Ese Burdeos. Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja una señal de tus pasos...

Entradas populares de este blog

LOS JUEVES UN RELATO. CONVOCATORIA. TEMA: PARAISOS

CHOP SUEYcide