SABOR A TI

Foto de mi autoría.
-Cuando sea grande me voy a casar con Agustina, con eso de besos en la boca y todo.
-A mí me parece, que cuando sean grande, tú y Agustina, van a tener ganas de casarse con alguien que no sea un primo o una prima. Creo que van a querer casarse con alguien que no conocen. Pero ya veremos Arturo…
Di por zanjada la cuestión de esta forma, tan inesperada como divertida. Hacía tiempo que veía a mi nieta Agustina con sus preciosos cuatro años, tan emparejada y compinche con su primo Arturo, apenas unos meses menor.
Como buena mujer, comandaba el juego y Arturo, la secundaba y se dejaba llevar, complacido hasta la fascinación, que a esa edad, puede ejercer una prima unos meses mayor, tan avispada como seductora.
En el porche de la granja, donde transcurría el verano en familia, me encontraba disfrutando de Homero y su Odisea rescatada de la vieja biblioteca, cuando Agustina vino a acurrucarse en un almohadón a mi costado.
-Abuela, ¿ a qué saben los besos?- asaltó con la pregunta.
-Bueno… supongo que te refieres a los besos que se dan los enamorados en los labios.
-Sí abue, esos, ¿Qué gusto tienen? Porque a mí me parece que no me va a gustar que me den besos así. Me gustan los besos que me das tú en la frente, o los que me dan papá y mamá, antes de dormir.
-Cuando crecemos, los gustos por muchas cosas van cambiando. Por ejemplo, a tu edad, odiaba comer alcachofas. Hoy, es uno de mis platos preferidos. A tus años, yo ni siquiera pensaba en besos en la boca, solo cuando ya tenía veinte años, y conocí a tu abuelo, me enamoré de él perdidamente y comencé a soñar con besos que solo él me supo dar. Ahora que lo pienso, tenían gusto a frambuesa: dulces, jugosos, intensos. Así es, los besos del abuelo tenían su dulzura, su color, su ternura. Ya me contarás tú, cuando llegue tu tiempo, qué sabor tienen los besos, seguro que tendrán sabor a un chico muy guapo, que te robará el corazón.
Agustina, se quedó dormida. El día había sido intenso. Por lo bajo, la radio susurraba un bolero. Me quedé mirando el rojo del atardecer dormirse en el horizonte, mientras mis labios entonaban el estribillo: ”en la boca llevarás, sabor a mi”


Escrito a partir de la propuesta del blog participativo 

Nosotras, que escribimos: 

https://nosotrasqueescribimos.blogspot.com.uy/



Comentarios

  1. Un relato muy bello y muy tierno. Los besos saben distinto según el momento. La nostalgia y los recuerdos de tiempos felices nos los endulzan mucho más de como fueron.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito Vivian! Ternura a flor de piel.

    ResponderEliminar
  3. Mucha ternura en ese sabor de los besos y la inocencia de los niños, lo has mostrado perfectamente desde esos ojos de niño y sus preguntas inocentes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Preciosa historia que me ha encantado escuchar, leer e imaginar. Un abrazo.
    p.d
    no te olvides de enviarme tu foto de niña!

    ResponderEliminar
  5. Un relato contado desde la ternura y el candor de los niños, que leemos ahora, cuando somos grandes con los mismos sentimientos que entonces. Un saludo Vivian.
    Te deseo lo mejor para el concurso del tintero.
    Ariel

    ResponderEliminar
  6. Es muy bonito y tierno tu relato Vivian.
    Los niños tienen una inocencia preciosa.
    Mucha suerte en el concurso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Cuánta ternura hay en tu relato! Es una delicia revivir esos momentos que nos brindan las abuelas y que, aunque al principio no le damos importancia, con el tiempo se hacen tan importantes.

    Mucha suerte en el concurso

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Vivian. Bienvenida al concurso EL TINTERO DE ORO y mucha suerte con tu relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola Vivian, ay esos cuatro añitos... vengo invitada por el tintero de oro y con gusto leo este relato dulce como la mermelada, sabor a fruta, si esos besos que solo los mayores conocemos ¿o no será que los niños no saben expresarlo? ellos dirán que a fruta para nada aagh, jeje tan sinceros ellos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Vivian, es la primera vez que te leo gracias a la iniciativa del compañero David Rubio.
    Es un relato (supongo testimonial), dulce y tierno.
    Cuando los niños hablan hacen el diálogo natural y creíble, y es que el concepto del tiempo para ellos es de otra manera, si dicen te voy a querer para siempre y me voy a casar contigo, realmente lo creen, piensan y sienten que el siempre es para los siempres de los siempres amén. A la abuela se le nota el cariño que derrochay derrama por su nieta, por Agustina y Arturo.
    El bolero de fondo potencia el romanticismo de los besos presentes, pasados y futuros.
    Suerte en el concurso compañera, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Vivian. Me ha encantado este relato en el que las sensibilidades de la abuela y su nieta pugnan por superarse en ternura y cariño mientras nos hablan de un aspecto tan fundamental en las relaciones de pareja como es el de los besos y su particular sabor. Te felicito por ello y te agradezco que lo hayas compartido con nosotros.
    Así mismo, te deseo suerte en el concurso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Preciosa foto y precioso relato, Vivian. No hay nada que me guste más que escuchar conversaciones entre niños, pero si además hablan de algo taaan complicado como lo de quererse para siempre y demás, parece que sean los propios ángeles lo que comentan.

    He venido a través de la inicitativa El Tintero de Oro, por lo que te deseo mucha suerte.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Un relato muy tierno, Vivian. Suerte de contar con una abuela sabia y cariñosa que sabe contestar a preguntas tan difíciles. Espero que los besos de esa pequeña, cuando llegue el momento, sean muy ricos :)

    Un abrazo y mucha suerte en el cocurso "El Tintero de Oro" :))

    ResponderEliminar
  14. Una foto tierna como el relato tan precioso, la inocencia de los niños con sus preguntas directas. La a vuela contesta con dulzura de frambuesa. He llegado a través de este concurso de relatos de David. ¡Suerte en el concurso!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola Vivian! Has escrito un relato que destila ternura. La infancia , esos años dorados, aunque no nos dimos cuenta cuando fuimos niños. Las preguntas cargadas de inocencia, de frescura, que no sabemos muchas veces cómo responder..Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Un relato muy tierno, Vivian, un mensaje de amor por lo que fue y aquello que será.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  17. Hola Vivian,
    Un relato fresco y ligero con una voz clara y definida. Es un tipo de relato de los que ellector empedernido agradece. No hay sorpresas que esperar, complejos enigmas ( solo en la mente del autor) que resolver, ni divagaciones espectaculares a la par que mareantes. Me gustó. Hace poco comentaba con un colega que hay un tipo de relatos que yo denomino como "crepusculares". Como se sabe el crepúsculo es la claridad que hay al amanecer y al anochecer. Se agradece cuando un autor, o una autora, logra descubrir y proponer un narrador que pueda transmitir esa sensación. Este es el caso de este relato. Más que la anécdota en sí o la trama (imperceptible en apariencia) hay unas sensaciones impagables, visibles en ese claro oscuro de quien sabe o supo aprovechar el momento eterno del crepúsculo (el primero, el postrero o los dos). Algunos ejemplos de esos momentos :
    me encontraba disfrutando de Homero y su Odisea rescatada de la vieja biblioteca.
    a tu edad, odiaba comer alcachofas. Hoy, es uno de mis platos preferidos
    Ahora que lo pienso, tenían gusto a frambuesa: dulces, jugosos, intensos....
    y así sucesivamente.
    Hermoso relato.
    Un abrazo y gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  18. Hola Vivian.

    Me encanta cuando se retrata de esa manera tan sencilla la inocencia de los niños. Me parece algo muy difícil de hacer y tú le has dado, además, un toque poético muy tierno.

    Suerte en el tintero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Un precioso bolero para el que has inventado una preciosa historia.
    Mucha suerte en el tintero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Bonito!!! Sencillo y muuuuuuuy tierno!! Y real, aunque pasen más de mil años, muchos más...
    Has sido un agradable descubrimiento.

    Un beso con sabor a martes de diciembre.

    ResponderEliminar
  21. Queridos compañeros: pido disculpas por no responder en forma personalizada a cada hermoso comentario que me han dejado. Estoy de viaje y me es difícil disponer de internet para responder. Por suerte los he podido leer y disfrutar de vuestros textos. Esta iniciativa es muy atractiva y disfrutable y es de agradecer la iniciativa de David y la oportunidad de conocerlos. Ahora toca votar: lo más difícil, pero hay que cumplir con las reglas. Gracias y buena suerte y por supuesto, deseo que este desea el comienzo de un intercambio, que ya me ha regalado muchas alegrías.

    ResponderEliminar
  22. Esa foto tan deliciosa me ha traido a tu relato. ¡Que cosa más linda! Son de los que dejan un regusto dulce de nostalgia, bellisimo!

    ResponderEliminar
  23. !!Qué bello Vivian!! Este breve instante de la tranquilidad y el tiempo cotidiano donde tanta felicidad y belleza suele haber sin que lo miremos, la inocencia de los niños y el sabor a los besos... Breve, poderoso y preciso. !Me encantó!
    Mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  24. Encantador relato, con esa ternura que suelen implicar las ingenuidades de los pequeños, y los recuerdos de los más viejos que ya experimentaron los sabores de los besos dados
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Hola, Vivian. Me ha gustado tu relato tan lleno de sensibilidad y ternura. Hay detalles estupendos en el texto que ya te han señalado otros compañeros. Suerte en el concurso. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja una señal de tus pasos...

Entradas populares de este blog

CHOP SUEYcide